Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestra web. Si continua navegando, acepta su uso.
¿Qué es un SAI y por qué necesitas uno?

¿Qué es un SAI y por qué necesitas uno?

¿Qué es un SAI?


Por sus siglas, un SAI es un Sistema de Alimentación Ininterrumpida un SAI es un dispositivo que suministra corriente durante un corte. Además, también protege nuestros equipos de posibles irregularidades en la red como sobretensiones, proporcionando una corriente de salida estable.

Tipos de SAI


Podemos clasificar los SAIS según su tecnología:
- OFF-LINE: Son los más sencillos y su función es básicamente suministrar energía casi instantánea de sus baterías cuando se produce un corte en la red. Carecen de filtros y elementos de protección por lo que son idóneos para zonas con instalaciones estables y de calidad, así como para pequeñas instalaciones.
- IN-LINE: Estos tipos de SAI son iguales que los anteriores, los OFFLINE, pero incluye pequeñas mejoras, como el control de posibles fluctuaciones en la red. Como los anteriores, estos SAI solo entran en acción cuando se produce un corte en el suministro de la red, pasando al modo modo baterías en el preciso instante en el que se produce el corte. Estos SAI están recomendados a pequeños servidores de redes y equipos de oficinas.
- ONLINE: Al contrario que los tipos anteriores, los SAI ONLINE siempre están suministrando energía de sus baterías, aunque no exista un corte en la corriente. Al no haber cambio a modo baterías, este tipo de SAI nos proporciona una estabilidad total de la corriente y eliminamos el riesgo de daño en los equipos. Por su seguridad y su tecnología, estos SAI se utilizan para instalaciones críticas o imprescindibles como las telecomunicaciones o industria.

Mantenimiento de un SAI


El único mantenimiento que debe hacerse a un SAI es el cambio de baterías, ya que se trata de un consumible, que con el tiempo van perdiendo capacidad de carga. Aparte de esto, sólo unas recomendaciones para prolongar la vida útil de tu SAI:
- No sobrecargarlo, llegando hasta un máximo del 70% de su capacidad.
- No conectar elementos como ventiladores, calefactores, impresoras, etc. Ya que estos aparatos suelen llevar resistencias que requieren una gran cantidad de energía agotando las baterías en segundos.
- Protegerlo de la humedad y el polvo, así como de los cambios bruscos de temperatura.

En conclusión, un SAI es un sistema de baterías que no solo te proporcionan energía cuando se produce un corte en el suministro, sino que además puede regular las fluctuaciones en dicho suministro protegiendo a nuestros equipos de sobretensiones y micro cortes. Estos sistemas te permiten guardar el trabajo que estés haciendo y apagar el equipo de forma segura sin que pierdas información.

    Dejar un comentario