Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestra web. Si continua navegando, acepta su uso.
7 Datos que nunca debes compartir por internet

7 Datos que nunca debes compartir por internet

Hoy vamos a hablar de la importancia de nuestros datos en la red y porqué debemos protegerlos siempre.
Vivimos en una época muy informatizada, desde leer el periódico hasta comprarnos un coche, todo lo podemos hacer por internet y, aunque resulta de lo más cómodo, tiene sus inconvenientes, entre ellos la pérdida de datos personales. Y es que hay algo de lo que aún, la mayoría de nosotros no somos conscientes, cuando compartimos en internet algún dato nuestro, deja de ser solo nuestro. Como bien dice el refrán, si quieres que un secreto siga siéndolo no debes contarlo a nadie. Con nuestros datos pasa lo mismo.
A continuación, vamos a hacer un breve resumen de los tipos de datos y de las consecuencias de utilizarlos al libre albedrio:
- Correo electrónico y número de teléfono: Aunque es normal utilizarlos para registrarnos en paginas webs o tiendas online, si los compartimos libremente nos exponemos a ser victimas de spam, phishing y ciberataques basados en ingeniería social. Un ejemplo claro es el típico correo que recibimos de nuestro banco diciéndonos que ha habido un error y que tenemos que introducir nuestro usuario y contraseña.
- Dirección y ubicación: Puede ser peligroso compartir la dirección de nuestra casa y nuestra ubicación en tiempo real, ya que para los cacos les será muy fácil saber cuándo estamos fuera de casa, los lugares que frecuentamos, etc. Por ejemplo, hace poco tiempo entraron a robar en casa de una persona famosa porque sabían que ésta se encontraba de vacaciones ya que en las fotografías y estados de sus redes sociales compartía donde se encontraba.
- Fotos de menores: Aunque nos morimos de ganas de compartir con todo el mundo a nuestro hijo, sobrino o nieto, hay que tener especial cuidado con las imágenes que compartimos en redes sociales ya que nunca se sabe donde pueden llegar a parar ni quién puede tener acceso a ellas. Lo mejor es taparle la cara de algún modo.
- Fotos comprometedoras: Al igual que el caso anterior, publicar fotografías o vídeos nuestros de carácter íntimo es un error garrafal en cuanto a seguridad, porque no solo lo estamos compartiendo con todo el mundo, también podemos ser victimas de chantajes, extorsión o acoso. Aquí también incluimos compartir el contenido por aplicaciones de mensajería instantánea. Por ejemplo, una foto tuya en ropa interior que le envías a tu pareja porque ese día te sientes inspirado. Mañana dejáis de ser pareja y el/ella tiene contenido que puede utilizar como venganza, chantaje, etc.
- Documentos personales: Tales como DNI, permiso de conducir, datos bancarios, etc. Podemos exponernos a suplantación de identidad y al uso fraudulento de nuestros datos.
- Opiniones, quejas o comentarios comprometidos: Uno de nuestros derechos como personas es la libertad de expresión, pero en la época en la que vivimos tan globalizada, hay que ir con cuidado dónde escribimos o comentamos porque todo el mundo puede verlo y se queda permanente en la red. El tiempo pasa y puede que nuestra opinión no sea tan radical, opinemos de forma diferente o que ese comentario tan ofensivo que escribimos sobre un colectivo vulnerable ya no nos parezca tan buena idea.
- Conversaciones privadas: Al igual que no es recomendable compartir fotos de terceros, lo mismo ocurre con las conversaciones privadas, sobre todo si contienen datos personales o información que podría considerarse como revelación de secretos.
Con esto no estamos diciendo que dejes de entrar en internet y te vayas a vivir a una cabaña en mitad del monte. Solo que utilices con cabeza tus datos personales y saber que cuando los compartes, dejas de ser solo tuyos.

    Dejar un comentario