Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestra web. Si continua navegando, acepta su uso.
Razones para Cambiar tu antiguo disco duro a uno SSD

Razones para Cambiar tu antiguo disco duro a uno SSD

¿Qué es un SSD?
Un SSD (Solid State Drive o Unidad de Estado Solido) es un disco duro que está formado por memorias NAND (Son el mismo tipo de memorias que forman los Pendrives) en lugar de platos magnéticos (elemento que almacena los datos un disco duro normal o HDD) entre otros muchos mecanismos. Hasta aquí los tecnicismos. A grandes rasgos, un SSD es un disco duro que no necesita piezas móviles para acceder a la información y sus ventajas frente a un HDD (los que hemos usado hasta ahora) son las siguientes:
- Mayor rapidez: Dado que sus memorias se mantienen estáticas y el acceso a la información se realiza a través de circuitos integrados, la velocidad de lectura y escritura es mucho mayor que en los discos duros tradicionales.
- Mayor eficiencia energética: Como hemos visto antes, un SSD no necesita un motor para girar los platos, por lo que el gasto energético que hace es inferior a un HDD. Alargando la vida útil de la batería.
- Mejor enfriamiento: Al hacer menor gasto energético y no tener piezas móviles, su temperatura se mantiene más estable durante más tiempo, lo que permite que los ventiladores funcionen durante menos tiempo y a menos revoluciones, mejorando el rendimiento de la batería de manera indirecta.
- Mayor durabilidad y fiabilidad: puesto que sus piezas son estáticas, un SSD tiene mayor tolerancia a los golpes y vibraciones en funcionamiento que un HDD.
- Bajada de precio: De un tiempo a esta parte se ha reducido el precio por GB de este tipo de discos duros, por lo que sustituir tu antiguo disco duro por un SSD se ha convertido en la mejor opción cuando tu portátil tiene varios años y se conserva bien, pero funciona lento.

¿Cómo se cambia un HDD por un SSD?
En cuanto a componentes, no es necesario ningún tipo de accesorio ni componente para cambiarlo ya que ambos discos tienen el mismo conector. Eso sí, si no quieres perder tus datos ni sistema operativo, lo mejor es hacer una clonación de tu antiguo disco al nuevo. El proceso de clonado, aunque es automático, puede durar varias horas en función del volumen de datos a clonar y es el proceso más largo en la sustitución del disco duro.

¿Precio de cambiar un HDD por un SSD?
Como hemos dicho antes, los precios han ido bajando y puedes encontrarlos entre 40 y 70€ en función de su capacidad. Tampoco es necesario instalar un SSD con mucha más capacidad que tu antiguo HDD ya que con una simple carcasa, puedes convertir tu antiguo HDD en uno externo para realizar copias de seguridad.

Como ves, son muchas las ventajas de cambiar tu antiguo disco duro por un SSD. Si tienes un equipo con algunos años, que se encuentra bien, pero tarda mucho en arrancar y abrir los programas, ésta es una opción económica para darle una segunda vida.

    Dejar un comentario